Obras – Serie geométrica sobre papel

La empecé hace menos de un año. Veo que hay mucho camino por recorrer, mucho trabajo por hacer, por completar y que me satisface mucho hacerla.

Estos cuadros se relacionan con la serie verde que hice para inspirarme en Bacon. ¡Parece mentira! De lo que estoy seguro es que no dejará indiferente a muchos, debido a su simplicidad, aquello que importa de una pintura es su expresión, y no su complejidad.

La idea, algo despreciada por aquellos que quieren una pintura material que camine sólo en una dirección y sobre valorada por otros que desprecian la pintura en su aspecto manual.

La idea resulta necesaria por todo tipo de pintura sea manual o no. No me refiero a la idea inicial para empezar un cuadro, pues este se puede hacer sin ningún tipo de plan, como una acción meramente emotiva, siguiendo el instinto.

Toda pintura, sea cual sea su génesis, provoca en el espectador una idea, que a veces tiene más a ver con su propia experiencia que en la del pintor. A pesar de esto, vale la pena esforzarse para encontrar algo de nuevo, siempre será satisfactorio.

La geometría, aunque a alguien se le parezca extraño, expresa también un mundo sensible, sutil, pleno de delicadeza. En primavera, que vemos tantas flores, encarnación de la sensualidad, si las observamos bien, veremos que están creadas con un rigor geométrico, el cáliz, los estambres, los pistilos, el estilo y los pétalos, que acontece extraordinario…

Este pensamiento me rondaba un poco por la cabeza mientras pintaba esto.